DENOMINACIONES DE ORIGEN

CAVA

El origen del Cava viene asociado al esplendor de la viticultura catalana de mediados del s.XIX, cuando varias familias de SantSadurníd’Anoia, inician la investigación del método champenoise aplicada a los cultivos de la zona.

En 1872, se elaboran en el municipio de SantSadurníd’Anoia las primeras botellas de Cava siguiendo el método tradicional de segunda fermentación en botella. Se inicia así su elaboración y la villa se convierte en la capital neurálgica del Cava.

Los cavas se clasifican según su contenido en azúcares, desde el brutnature al dulce. La diversidad es amplia, en función de los azúcares añadidos:
– BrutNature: 0-3 gramos por litro
– Extra Brut: hasta 6 gramos de azúcar por litro.
– Brut: hasta 12 gramos.
– Extra Seco: entre 12 y 17 gramos de azúcar.
– Seco: entre 17 y 32 gramos.
– Semi Seco: entre 32 y 50 gramos.
– Dulce: más de 50 gramos de azúcar por litro.
* Únicamente podrá utilizarse en el caso de que no se añada azúcares despues del degüelle.

Tipos de cava:
– Joven: Suave, afrutado y fresco.
– Reserva: Los reservas reposan un mínimo de 15 meses en la profundidad y la penumbra de las silenciosas galerías subterráneas.
– Gran Reserva: Más de 30 meses de su meticulosa crianza en las cavas lo convierten en un vino único entre todos
– Rosado: Frescor y exuberancia. Monastrell, Garnacha tinta, Pinotnoir y Trepat. Estas son las cuatro variedades que le dan su singularidad cromática.

TORO

La Denominación de Origen Toro es como “un secreto bien guardado”. Fue creada en 1987 y se encuentra a orillas del río Duero, entre las provincias de Zamora y Valladolid, en el extremo occidental de la región de Castilla y León.

Los vinos de Toro cuentan con una gran tradición. Sus suelos arenosos protegieron a muchas viñas de la crisis de la filoxera del siglo XIX, que diezmaron a la mayoría de los viñedos de Europa. Como resultado de ello, Toro tiene todavía un gran número de viñedos prefiloxericos de la variedad Tinta de Toro, que es la uva principal de esta región.

Las variedades permitidas  por la Denominación de Origen son: Tinta de Toro,  Tempranillo, Garnacha, Verdejo y  Malavasia.

A pesar de que Tinta de Toro se considera en general un sinónimo de Tempranillo, la Tinta de Toro goza de certificado de variedad autóctona con características ampelográficas y agronómicas diferenciadas.

Las temperaturas de esta zona varían bastante, van desde los 37°C en el verano a los -11°C en invierno. También pueden cambiar drásticamente  entre el día y la noche, variando de los 37ºC diurnos a los 15°C nocturnos en el verano. Si no se controla, el calor extremo puede provocar niveles muy altos de alcohol. La D.O. permite niveles de alcohol de hasta 15%, pero se espera que los vinos tengan en torno a 13,5%. Con estas condiciones climáticas extremas, la extracción debe hacerse con mucha precaución, de lo contrario resultarán vinos con taninos muy fuertes  y alta graduación.

Tipos de Vino

– Joven: Vinos sin crianza en barrica
– Roble: La mención de criado, envejecido o madurado en “ROBLE” obedece a una demanda del consumidor, donde la bodega adapta el perfil de un vino a un proceso de crianza mixto en barrica y botella atendiendo a un riguroso seguimiento y control de la Denominación de Origen.
– Crianza: Para la utilización de la contraetiqueta “CRIANZA”, el vino deberá tener un mínimo de dos años naturales de los cuales y durante un período mínimo de seis meses habrá permanecido en barrica de roble.
– Reserva: Para la utilización de la contraetiqueta “RESERVA”, el vino deberá tener un mínimo de tres años naturales, donde se someterá a un proceso de envejecimiento mixto en barrica de roble y botella. Se establece un período mínimo de doce meses durante los cuales el vino permanecerá en barrica de roble.
– Gran Reserva: Para la utilización de la contraetiqueta “GRAN RESERVA” el vino deberá tener un mínimo de cinco años naturales, donde se someterá a un proceso de envejecimiento mixto en barica de roble y botella. Se establece un período mínimo de veinticuatro meses durante los cuales el vino permanecerá en barrica de roble.

RUEDA

Se trata de la Denominación de Origen vitivinícola más antigua de Castilla y León; concretamente se creó en el año 1980, e inicialmente circunscribía su producción a vinos blancos elaborados a partir de la uva Verdejo. La zona cuenta con una tradición antigua, ya que hay noticias de cultivo de la vid desde la Edad Media.

Esta DO abarca las provincias de Valladolid, Segovia y Ávila. Tiene 7.766 ha de viñedos inscritas, tanto en variedades blancas, como en variedades tintas. La altitud media de los viñedos es de 750 m, aunque en los viñedos de la provincia de Segovia, se pueden alcanzar los 850 m. Los suelos son cascajosos y pedregosos, pobres en materia orgánica y con buena aireación y drenaje. El clima es continental con una temperatura media anual de 13 ºC, y una precipitación media anual es de 400 mm.

La D.O. Rueda se esmera en la elaboración de vino blanco y en la protección y desarrollo de su variedad autóctona, la Verdejo. A parte de esta, las variedades blancas permitidas por la denominación son: Sauvignon Blac, Viura y Palomino Fino. Las variedades tintas permitidas son: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Garnacha.

Tipo de vinos:

Blancos

– Rueda Verdejo: Vino elaborado con un 85% mínimo de la variedad Verdejo. Vinos secos y con una graduación mínima de 11,5°.

– Rueda: Vino elaborado con un 50% mínimo de la variedad Verdejo. Con una graduación mínima de 11°.

– Rueda Sauvignon: Vino elaborado con un mínimo del 85% de la variedad Sauvignon Blanc. Con una graduación mínima de 11°.

– Rueda Espumoso: Se obtiene según el método tradicional de segunda fermentación en botella y un periodo de crianza en botella no inferior a 9 meses. En esta elaboración la Verdejo desarrolla un gran potencial de frutosidad y delicadeza. Según sean Secos o Semisecos se elaborarán con un mínimo del 50% de uva Verdejo y si son Brut o Brut Nature se elaborarán con un mínimo del 85% de uva Verdejo. Con una graduación mínima de 11,5°.

– Rueda Dorado: Vino de licor, seco, obtenido por crianza oxidativa. Debe permanecer en roble, al menos, los dos últimos años inmediatamente anteriores a su comercialización. De graduación no inferior a 15°.

Rosados

– Rosado: Vino elaborado a partir de un mínimo del 50% de las variedades tintas autorizadas, con una graduación mínima de 11°.

– Rosado Espumoso: Elaborado a partir de un mínimo del 50% de las variedades tintas autorizadas. Se obtiene según el método tradicional de segunda fermentación en botella y un periodo de crianza en botella no inferior a 9 meses. Su graduación mínima será de 11,5°.

Tintos

– Tinto Joven: Vinos que no están sometidos a procesos de envejecimiento o, que si lo están, no cumplen los plazos establecidos para ser “crianzas”.

– Tinto Crianza: Vinos con un período de envejecimiento no inferior a veinticuatro meses, de los cuales seis meses, como mínimo, lo será en barrica de madera de roble.

– Tinto Reserva: Crianza en barrica de madera de roble y botella durante un período total de treinta y seis meses como mínimo, con una duración mínima de crianza en barrica de madera de roble de doce meses.

– Tinto Gran Reserva: Crianza de veinticuatro meses como mínimo en barrica de roble, seguida y completada con un envejecimiento de botella de treinta y seis meses también como mínimo.

RIBEIRO

La Denominación de Origen Ribeiro está situada en la Galicia meridional, en el borde noroccidental de la provincia de Ourense, en las confluencias de los valles formados por los ríos Miño, Avia y Arnoia.

Cuenta con una extensión de 2.800 hectáreas de viñedo. El viñedo se extiende desde los 75 hasta los 400 metros de altitud en valles y laderas, a veces de acusada pendiente, que es salvada por terrazas denominados socalcos o bocaribeiras, siguiendo las curvas de nivel.

El peculiar clima se ve favorecido por las barreras naturales y su situación meridional en Galicia, que protegen el territorio de borrascas subatlánticas y proporcionan un ecoclima de transición oceánico-mediterráneo, por lo que es húmedo y de temperaturas templadas de 14.5 ºC de media anual.  La pluviometría media anual es de 950 mm. La insolación es de 1915 horas anuales. Presenta características intermedias entre los climas oceánico y mediterráneo que permiten que el fruto de las viñas madure, conservando aroma y acidez.

El suelo tienen una profundidad media entre 70 y 100 cm y son fundamentalmente de origen granítico con importante presencia de piedras y gravas. Las texturas predominantes son franco-arenosas, si bien también se pueden encontrar texturas francas en zonas de sedimentos aluviales.

De los vinos del Ribeiro, hay que destacar la diversidad que se genera en esta denominación potenciada por los numerosos pagos, bodegas y variedades, así como por la experiencia y el buen hacer intrínseco de una comarca que vive para y por la viticultura desde la invasión romana. Esperados siempre con la expectación inherente a una reconocida fama ya legendaria, los buenos vinos del Ribeiro son fruto de las sabias combinaciones de sus uvas autóctonas, endémicas y poseedoras de una acusada personalidad que los hace únicos, peculiares.

RIBERA DEL DUERO

La Denominación de Origen Ribera del Duero fue creada el 21 de julio de 1982 y es una de las denominaciones españolas con más prestigio a nivel internacional.
Está localizada en Castilla y León (España), dentro una franja de la cuenca del río Duero, de unos 115 kilómetros de longitud y 35 de anchura, situada en la confluencia de las provincias de Soria, Burgos, Segovia y Valladolid.
Comprende una superficie de viñedo inscrita de 20.956 Has. y consta de 8.331 viticultores activos (año 2009).

La Ribera es alta, con una altitud media que supera los 800 metros. Tiene clima continental, con temperaturas extremas en verano y en invierno, propensión a las heladas y, muy a menudo, sufre largas sequías en los calurosos veranos. La variación de temperatura entre el día y la noche puede oscilar en verano de 32ºC durante el día a 6ºC la misma noche.

Generalmente, las viñas capaces de sobrevivir estas condiciones tan extremas producen vinos oscuros, profundamente aromáticos y excelentemente estructurados, con una gran concentración, estilo y longevidad.

La variedad más tradicional de la zona es la tinta del país o tinto fino, también llamada TEMPRANILLO, que ocupa el 60% del viñedo. Su nombre es el diminutivo de temprano, lo cual hace referencia al hecho de que madura varias semanas antes que la mayor parte de las variedades de uva tinta españolas. Esta variedad ofrece aquí más pigmento y mejor acidez frutal que en otros climas españoles, cualidades que permiten elaborar vinos más elegantes, mejor estructurados y muy ricos en extracto.
A parte del Tempranillo hay otras grandes variedades que se han adaptado a esta zona y con las que se elaboran grandes cupages: Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec, Garnacha Tinta, Albillo.
Tipos de vino Ribera del Duero:
En la Ribera del Duero, los vinos son rosados o tintos.

Los rosados son fermentados en ausencia del hollejo de la uva y pueden disfrutarse poco tiempo después de la vendimia.

Los vinos tintos jóvenes son vinos sin permanencia en barrica o con un paso inferior a los 12 meses.

Los vinos crianza son vinos que han permanecido un mínimo de 12 meses en barrica de roble y se comercializan con posterioridad al 1 de Octubre del segundo año tras la vendimia.

Los vinos reserva son vinos con 36 meses de envejecimiento entre barrica y botella, con un mínimo de 12 meses en barrica. Llegan al mercado con posterioridad al 1 de Diciembre del tercer año tras la vendimia.
Los vinos gran reserva son de excepcional calidad. Cumplen con un envejecimiento mínimo de 60 meses, de los cuales 24 han sido en barrica y 36 en botella. No pueden llegar al mercado antes del 1 de Dicembre del quinto año
tras la vendimia.

BIERZO

El Bierzo es una pequeña región agrícola situada en el noroeste de Castilla y León, tocando la frontera oriental de Galicia. En la última década los vinos del Bierzo han sufrido una impresionante revolución con la llegada de nuevos inversores, atraídos por el enorme potencial de desarrollo de la zona, lo que sumado a las inversiones locales ha reactivado el sector y elevado muy notablemente el nivel general de sus vinos. En este momento, el Bierzo ya es una de las denominaciones estrella del país, a la par con otras denominaciones como Toro.

El terreno es accidentado, la región está rodeada de montañas y regada por el río Sil y sus afluentes. El Bierzo tiene de un microclima muy particular con temperaturas más suaves que las zonas limítrofes. Su baja altitud impide, generalmente, las heladas tardías lo que resulta bastante benigno para la vendimia que se adelanta, normalmente, un mes sobre las del resto de Castilla y la Rioja La temperatura promedio es de 12.4 ° C, y en verano es de alrededor de 22 ° C.

La variedad principal de la región y la estrella indiscutible es la Mencía, que abarca casi dos tercios de los viñedos. Se la conoce como Negra. Esta variedad de uva tinta se cultiva casi exclusivamente en El Bierzo. Está adaptada a terrenos cálidos y algo secos, de fertilidad elevada y producción media-alta. Con ella se elaboran excelentes vinos tintos y rosados y es capaz de hacer buen vino por si misma, sin necesidad de sacrificar su carácter único en coupages.

Otras variedades de uva tinta plantadas en El Bierzo son Garnacha Tintorera, y en blanco el aromático Godello, Doña Blanca y Malvasía.

La Mencía ha saltado a la fama en el panorama internacional como una uva de calidad cargada de potencial y que ofrece vinos fascinantes una gran variedad de contrastes.  Por un lado, son afrutados con taninos suaves, suculenta fruta y con un toque único de acidez y frescura. Por otro proporciona caldos concentrados, potentes, impregnados de terruño y con un reflejo envidiable de los ricos suelos minerales bercianos.

La región recibió la Denominación de Origen en 1989. Hoy en día hay aproximadamente 60 bodegas y más de 4.000 productores.

Tipos de vino

1.- Blancos.

Del año. Elaborados con las variedades Doña Blanca, Godello y Palomino. Selección de mostos en prensado y elaboraciones de espumosos con Doña Blanca. Graduaciones alcohólicas adquiridas entre 10 y 13 grados.

2.- Tintos Jóvenes.

Del año. Elaborados como mínimo con el 70% de Mencía y con graduaciones alcohólica entre 11 y 14 grados. Los vinos jóvenes tienen unos baremos analíticos específicos: acidez total mínima, acidez volátil real máxima, sulfuroso libre total máximo, etc…

3.- Rosados.

Procedentes de uvas tintas (con un 50% de Mencía), o de mezclas de uvas tintas y blancas. Graduación alcohólica entre 11 y 14 grados. Predomina la gama amplia de colores en los rosados desde el rosa al “piel de cebolla” pasando por los colores naranja.

4.-Crianzas.

Con una crianza mínima de dos años de los cuales, 6 meses estarán en barricas de Roble de capacidad inferior a 1.000 lts. De la Mencía se obtienen excelentes vinos de crianza que obtienen su máximo esplendor entre 3 y 5 años.

5.- Reservas.

Permanecerán 12 meses en barrica de Roble y 24 más en botella en total 3 años. Los blancos y rosados permanecerán 6 meses en barrica de Roble y 18 meses en botella en total 2 años.

RIOJA

Los vinos de Rioja están amparados por la Denominación de Origen más antigua de España. Ya en 1102, el Rey Sancho de Navarra reconocía jurídicamente los prestigiosos vinos de Rioja.

A finales del siglo XIX nace el Rioja moderno, y se dota de identidad propia el nombre de un producto vinculado a su origen. Es ahí cuando surge la preocupación de los viticultores y elaboradores riojanos por proteger tal identidad de los “usurpadores y falsificadores”. Esta inquietud culmina con el reconocimiento oficial el 6 de junio de 1925 de la Denominación de Origen Rioja. Y desde 1991, los vinos de Rioja están amparados por la primera D. O. Calificada de España.

El reglamento de la DOCa establece la demarcación de la zona de producción, las variedades de uva que pueden ser cultivadas, los rendimientos máximos permitidos, las técnicas de elaboración y crianza, etc.

La zona de producción de la Denominación de Origen Calificada Rioja está situada en el Norte de España, a ambos márgenes del río Ebro. Los accidentes geográficos han contribuido a conformar una región natural perfectamente delimitada y diferenciada de las que le rodean, si bien administrativamente las 63.593 hectáreas de viñedo protegidas actualmente por la Denominación se distribuyen en el territorio de las tres provincias ribereñas del curso alto del Ebro: La Rioja (43.885 has.), Álava (12.934 has.) y Navarra (6.774 has.).

En su conjunto, la Denominación posee una diversidad de suelos (arcillo calcáreos, arcillo ferrosos y aluviales son los tres dominantes), así como de microclimas (orientación del viñedo, protección de los vientos, etc.), que otorgan a los vinos unas peculiaridades únicas y permiten, en función de las variedades y técnicas de cultivo aplicadas, elaborar un amplio abanico de vinos con personalidad diferenciada en el marco de una identidad común perfectamente reconocible.

Las variedades de uva actualmente autorizadas por el Reglamento de la D. O. Ca. Rioja son:

– Tintas: Tempranillo, Garnacha, Graciano, Mazuelo Y Maturana Tinta.

– Blancas: Viura, Malvasía, Garnacha Blanca, Tempranillo Blanco, Maturana Blanca, Turruntés, Chardonnay, Sauvignon Blanc Y Verdejo.

Según el proceso de envejecimiento seguido, en el vino de Rioja se establecen cuatro categorías, diferenciadas mediante los cuatro tipos de contraetiquetas o precintas numeradas que el Consejo Regulador otorga a aquellos vinos que han superado sus controles de calidad y tipicidad:

1. Garantía de Origen: Esta categoría garantiza el origen y añada del vino. Suelen ser vinos en su primer o segundo año, que conservan sus características primarias de frescor y afrutado. Esta categoría también puede comprender otros vinos que no encajan en las categorías de Crianza, Reserva o Gran Reserva, aunque hubiesen sido sometidos a procesos de envejecimiento, por no estar éstos certificados por el Consejo Regulador.

2. Crianza: Corresponde a vinos al menos en su tercer año que han permanecido un año como mínimo en barrica de roble. En vinos blancos el período mínimo de envejecimiento en barrica es de 6 meses.

3. Reserva: Corresponde a vinos muy seleccionados con una crianza mínima entre barrica de roble y botella de tres años, de los cuales uno al menos en barrica. En vinos blancos el período de crianza es de 2 años, de los cuales como mínimo 6 meses en barrica.

4. Gran Reserva: Corresponde a vinos de grandes cosechas que han sido criados un mínimo de dos años en barrica de roble y tres años en botella. En vinos blancos el período de crianza es de 4 años, de los cuales 6 meses como mínimo en barrica.

JUMILLA

Zona, que comprende unas 25.000 hectáreas de viñedos repartidos entre las provincias de Murcia y Albacete, considerada por la prensa especializada como una denominación de origen emergente por la calidad y originalidad de sus vinos, hoy en día es una realidad, siendo una de las denominaciones de origen española que más vino comercializa.

La Denominación de Origen Protegida Jumilla, posee unas 25.000 Has. de viñedo, de las cuales el 40% se encuentran situadas en el municipio de Jumilla, agrupando a casi 2.000 viticultores. Posee más de 40 bodegas inscritas; de éstas alrededor del 80% comercializan vino embotellado, encontrándose el 70% de estas bodegas en el municipio de Jumilla.

La producción anual de uva de la denominación es de alrededor de 75 millones de Kg. calificándose como vinos amparados por la denominación anualmente unos 25 millones de litros, de los cuales se comercializan alrededor de 20 millones de litros.

El carácter de los vinos de Jumilla, lo que los diferencia de los productos de otras regiones, está determinado por lo que se conoce como “terruño“, esa mágica combinación de variedad de uva, composición del suelo, orientación y podado de las cepas, y la climatología.

El clima de la región es de tipo continental influenciado por la cercanía del mediterráneo al este, y de la meseta de La Mancha por el oeste. Es un clima soleado y árido, con unas 3.000 horas de sol al año, y de escasas lluvias, unos 300 litros por metro cuadrado anuales, siendo el régimen de estas lluvias muy irregular, siendo en ocasiones torrenciales. La temperatura media anual es de 16º, con inviernos fríos que alcanzan temperaturas bajo cero y veranos calurosos donde se superan los 40º. El periodo de heladas tiene lugar normalmente entre los meses de noviembre y marzo. Ribera Baja.

La denominación de origen Jumilla está situada en el Sureste de España, abarca una amplia comarca en el norte de la región de Murcia y parte sureste de la provincia de Albacete. Es una región agreste, donde las viñas se extienden en una altiplanicie rodeada de montañas.

Los suelos de la denominación son pardos, pardo calizos y calizos, en general poseen una gran capacidad hídrica y mediana permeabilidad, lo que permite subsistir a las viñas en condiciones de sequía prolongada, aprovechando bien el agua disponible. Son suelos pobres en materia orgánica, su estructura no permite la propagación de la filoxera, son de pH alto y baja salinidad, poseen una textura franca y franco-arenosa que les confiere una buena aireación. El viñedo se sitúa sobre una altitud entre 400 y 800 metros.

Hablar de la Denominación de Origen Jumilla, es hablar de la variedad “Monastrell”, siendo ésta la variedad de uva que mejor se ha adaptado a lo largo de los tiempos a las condiciones climáticas y de suelo de esta denominación y que imprime el carácter a sus vinos; esta variedad representa más del 80 % de los viñedos de la denominación.

La variedad monastrell, es una cepa de origen español, se encuentra extendida por todo el litoral mediterráneo, siendo en España la tercera variedad más plantada.

La cepa de monastrell, es de porte erguido, con sarmientos gruesos y cortos poco ramificados, su hoja posee un limbo de forma pentagonal, con tres lóbulos marcados. Sus racimos son pequeños o medianos y bastante compactos, con bayas esféricas y de tamaño mediano, de coloración azul-negro, de piel gruesa rica en antocianos; su pulpa es carnosa y blanda con poca cantidad de taninos.

Es una variedad de gran rusticidad y elevada resistencia a la sequía, necesita buena insolación. Posee una sensibilidad media-alta frente a mildiu y oidio, es muy resistente a la excoriosis, podredumbre gris y polilla, presentando alta resistencia a la filoxera.

TINTOS

Cencibel, Garnacha Tintorera, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Petit Verdot.

BLANCOS

Airen, Macabeo, Pedro Ximénez, Malvasía, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Moscatel de grano menudo y Verdejo.

COSTERS DEL SEGRE

La Denominación de Origen Costers del Segre es un mosaico formado por siete territorios repartidos a lo largo de toda la cuenca del río Segre y el Pirineo leridano, con el objetivo de agrupar y dotar de entidad propia la vitivinicultura de la provincia de Lleida.

Clima mediterráneo marcado, que presenta unas fuertes oscilaciones térmicas estacionales y diarias, hechos que lo hacen ideal para el cultivo de la vid.

El área de la denominación es diferente con características geológicas y climáticas invertidas. El nexo de unión es la cuenca media del río Segre, entre el Pirineo y el Ebro, y el clima interior y seco, alejado de la influencia marítima y marcada por una insolación elevada, una pluviosidad escasa y persistente humedad de las nieblas de invierno.

Nuestra DO cuenta con unas características propias y bien definidas que la diferencian de las otras, como nuestra privilegiada situación de suelos con composición calcárea.

Las viñas están situadas entre los 200 y 1.100 m de altitud. El suelo es calcáreo cubierto parcialmente de arena, con una gran uniformidad en toda la denominación. Las subzonas de Artesa y del Pallars son las más septentrionales, con las viñas de mayor altitud e influencia pirenaica. Raimat, al extremo oriental, tiene un relieve suave y clima continental. La subzona del Segrià, es característica de tierras de secano. Garrigues y Valls del Riucorb son tierras áridas.

La llegada de la filoxera a Cataluña fue en el año 1.879, aunque en la provincia de Lleida no llegó hasta 1.895 (en 1.893 se empezaron a encontrar indicios del insecto).En el año 1.893 se habla que afecta el partido de la Seu de Urgell, pero fue en 1.895 que en Agramunt, Balaguer, Castell del Remei y, progresivamente en todo el territorio occidental fue siendo afectado el viñedo. En 1.986 la parte alta de la Segarra ya eran víctimas de la filoxera. En la Conca de Tremp llegó en junio de 1.900 y tuvo unos efectos rápidos y devastadores. En 1.901 ya se había extendido notablemente.

Después de la filoxera, el cultivo de la viña disminuyó mucho. De ésta forma, en 1.909 la superficie plantada con viña americana (resistente a la filoxera) lograba en la provincia de Lleida 15.161 hectáreas, de las cuales 13.343 eran replantación de tierras filoxeradas y 1.818 eran tierras que antes no estaban dedicadas a la viña. Las 102.920 hectáreas no reconstituidas, se dedicaron mayoritariamente al cultivo de olivos.

En la zona de poniente, las variedades destruidas por la filoxera fueron: Pinot, Samsó, Sumoll y Garnacha. Las variedades injertadas en cepas americanas fueron: Monastrell, Macabeo, Trepat, Garnacha y Sumoll. En este momento fue cuando también se importaron las variedades francesas, como el Cabernet Sauvignon.

TINTOS

Garnatxa Negra, Ull de llebre, Tempranillo, Cabernet Saugvinon, Merlot, Monastrell o Garrut, Trepat, Mazuela o Samsó, Pinot Noir, Syrah, Cabernet Franc, Garnatxa Tintorera, Petit Verdot, Malbec.

 BLANCOS

 Macabeu, Xarel·lo, Parellada, Chardonay, Garnatxa Blanca, Riesling, Sauvignon Blanc, Moscatell de gra gran o d’Alexandria, Malvasia o subirat parent, Gewurztraminer, Albarinyo, Moscatell de gra menut, Chenin, Viognier, Verdejo, Godello.

PENEDÉS

La influencia del sol y del mar Mediterráneo hacen del Penedès un territorio privilegiado para el cultivo de la viña.

El Penedès tiene una larga historia y tradición vitivinícola. Se sitúa en el corazón de la Depresión Prelitoral catalana, entre la Cordillera Prelitoral y las pequeñas llanuras de la costa mediterránea dispone de una gran diversidad de microclimas, consecuencia de su proximidad litoral y de su altitud. La climatología es típicamente mediterránea, es decir, suave y cálidad.De su singularidad nace la diversidad de los vinos DO Penedès. Mil sabores y aromas son el fruto de las diferencias climáticas, paisajísticas y de la variedad de sus suelos, aquí tintados del verde de sus montes, allí del azul de las aguas mediterráneas.

El xarel·lo es la variedad de uva más cultivada en la DO Penedès y goza de una excelente adaptación a los terruños y climas de la zona. Es una planta rústica, con brotación temprana y crecimiento regular. Resistente a la sequía y al calor, tiene una producción muy equilibrada y cualitativa año tras año que se acentúa en las viñas viejas. Otras variedades blancas admitidas son: Chardonnay, Malvasía de Sitges, Parellada, Riesling, Macabeu, Moscatelld’Alexandría y SauvignonBlanc

Como variedades tintas admiten: Garnacha, Syrah, Monastrell, PinotNoir, Merlot, Cabernet Sauvignon, Samso y Ull de Llebre (Tempranillo)

Más allá de unas tierras de viña con tradición milenaria, el Penedès simboliza todo un mundo vitivinícola, donde hombres y mujeres dedicados a la elaboración de vinos entienden su labor como arte y compromiso.Una copa de vino del Penedès permite saborear una pequeña porción de tierra, de arte, cultura, saber y tradición. Una copa es acercarse al sentir y a la personalidad de la gente de esta tierra.

RIAS BAIXAS

Las Rías Baixas gallegas son una región privilegiada para el cultivo de la vid. Su clima, orografía, suelo y sus variedades de uva autóctonas son factores que determinan el ecosistema vitivinícola de una zona. Dichas características definen y delimitan la vocación de la Denominación de Origen Rías Baixas para la obtención de vinos de calidad.

El medio vitícola viene caracterizado por la conjunción de  factores  térmicos,  hídricos  y  de  iluminación,  que  pueden  integrarse en índices de mayor o menor complejidad. Las cinco subzonas de la Denominación de Origen Rías Baixas (Condado do Tea, O Rosal, Ribeira do Ulla, Soutomaior, y Val do Salnés) se enclavan en zonas de máxima calidad, según el índice Integral Térmico Eficaz, que mide el potencial calidad medio de un enclave vitícola.

La Denominación de Origen Rías Baixas está plenamente integrada en la gran región Atlántica, cuya divisoria es el trazo de Wagner (Wagner P., 1976). Por eso los vinos de esta Denominación son denominados vinos atlánticos.

Los inviernos en la Denominación de Origen Rías Baixas están protagonizados por borrascas atlánticas del Oeste y del Sudoeste, con frentes cálidos de aire frecuentemente tropical. Éstas traen fuertes precipitaciones y son las determinantes de unas temperaturas suaves y hasta cálidas, con diferencias muy poco marcadas entre el día y la noche. Solo las invasiones de aire frío del Ártico, o los períodos en que los anticiclones desvían hacia el norte los frentes borrascosos, pueden provocar un descenso de las temperaturas nocturnas suficiente como para que se produzcan heladas.

Una idea de la suavidad del invierno nos la proporciona la temperatura media de enero, el mes más frío del año, que oscila entre los 10 º C en la subzona de O Rosal y los 9º C en la Ribeira do Ulla. En cuanto a las precipitaciones se trata de una estación muy lluviosa: 600  de los 1.600 mm de media anuales se recogen en invierno.

La primavera en esta Denominación es precoz y lluviosa. Los peligros de origen climático en dicha estación son los daños por heladas y el corrimiento de flor. Lo cierto es que los  riesgos de heladas son escasos.

A principios de verano, el anticiclón de las Azores se instala sobre el Atlántico occidental, impidiendo el paso de las perturbaciones que, a lo sumo, se deslizan por el borde norte de Galicia. Durante la época estival las precipitaciones son poco frecuentes y abundantes, además las temperaturas se mantienen suaves gracias al aire fresco. Las tormentas de verano son escasas. En esta estación, se produce una importante sequía edáfica favorecida por el descenso de las precipitaciones, el aumento de la temperatura y por unos suelos arenosos que facilitan la infiltración.

En los meses de otoño las borrascas  penetran,  una   tras   otra,   propiciando una estación muy lluviosa.

Es un factor de gran influencia en lo que respecta la tendencia a la erosión y el grado de hidromorfía. Desde el punto de vista topográfico, lo más significativo de la subzona Val do Salnés es el predominio de tierras bajas. En ella se encuentra la llanura costera más desarrollada de toda Galicia. Sólo en pequeños relieves residuales o hacia la periferia se superan los 100 m de altitud.

Por su parte, en las subzonas de Condado do Tea y O Rosal, entre las que no es fácil establecer una separación nítida, la topografía se caracteriza por la apertura morfológica del valle del río Miño, en especial, a partir del municipio de As Neves. Pero quizá lo más singular sea la alternancia de interfluvios o horst, y de sus sucesivos afluentes como son los ríos Deva, Termes, Tea, Louro y Tamuxe. Son, en general, cursos fluviales de corto recorrido, que nacen en su mayoría en la dorsal gallega y que drenan pequeñas depresiones de dirección norte-sur originadas por la intensa fracturación del terreno. Tienen en común un fondo plano y en sus bordes escarpes rocosos a menudo pronunciados.

El tipo de roca predominante en la Denominación de Origen Rías Baixas, y casi exclusivo, es el granito. Sólo una estrecha banda de rocas metamórficas afecta a la subzona Val do Salnés a su paso por los ayuntamientos de Sanxenxo, Rosal y Tomiño. Además, son bastante frecuentes en las cinco subzonas (Condado do Tea, O Rosal, Ribeira do Ulla, Soutomaior y Val do Salnés) los depósitos cuaternarios que pueden ser aluviales o aluvio-coluviales. También, en la subzona Val do Salnés, concretamente a lo largo del río Umia, y en el fondo de la depresión meridiana que atraviesa la comarca de norte a sur. Se trata de depósitos de gravas, arenas y arcillas (en Sanxenxo, Meaño, Cambados y Ribadumia), y depósitos limo-arcillosos en las marismas de la desembocadura del Umia.

También en las subzonas de Condado do Tea y O Rosal existen abundantes depósitos sedimentarios recientes, entre los que destacan las terrazas de los ríos Louro y Miño. Ambas relacionadas muy estrechamente y de las que se han detectado siete niveles.

Finamente, en  la  subzona  Ribeira  do  Ulla,  los  suelos  son  fundamentalmente derivados de sustratos graníticos. En algunos casos, la roca madre es de carácter esquistoso correspondiéndose a la amplia faja de esquistos que cruza Galicia de norte a sur por su zona central. En las partes más bajas del río existen suelos aluviales constituidos por materiales de depósito arrastrados por la corriente.

La Denominación de Origen Rías Baixas engloba cinco subzonas: Condado del Tea, O Rosal, Ribera del Ulla, Soutomaior y Val do Salnés, Cuatro de dichas áreas se encuentran  enclavadas en la provincia de Pontevedra, mientras que la subzona de Ribera do Ulla está situada en la provincia de A Coruña. Todas ellas apuestan por las variedades autóctonas de cada zona, en especial la albariño que representa más del 96% de la producción. Estas variedades autóctonas son resistentes a la climatología adversa propia de la zona, y confieren una calidad y origen genuinos a estos vinos de marcado carácter atlántico.

La Denominación de Origen Rías Baixas está condicionada por el minifundio propio de Galicia. Esta denominación actualmente cuenta con una superficie de 4.047 hectáreas, repartidas en más de 21.825 parcelas. Las sabias y expertas manos de sus 5.550 viticultores apostaron por una viticultura tradicional, protagonizada por el sistema de emparrado del que además podemos deleitarnos si visitamos las Rías Baixas gallegas.

VARIEDADES

Blancas recomendadas: Albariño, Loureira blanca o Marqués, Treixadura y Caíño blanco.

Blancas autorizadas: Torrontés y Godello

Tintas recomendadas: Caíño tinto, Espadeiro, Loureira tinta y Sousón

Tintas autorizadas: Mencía y Brancellao

TIPOS DE VINO AMPARADOS

Rías Baixas Albariño: vino monovarietal elaborado con el 100% de uvas de la variedad albariño.

Rías Baixas Condado do Tea: elaborado con uvas de las variedades albariño y treixadura en un 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades empleadas, todas ellas producidas en la subzona del Condado do Tea.

Rías Baixas Rosal: elaborado a partir de uvas de las variedades albariño y loureira en un 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades empleadas todas ellas producidas en la subzona de O Rosal.

Rías Baixas Salnés: elaborado a partir de uvas albariño en un 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades empleadas todas ellas producidas en la subzona Val do Salnés.

Rías Baixas Ribeira do Ulla: elaborado a partir de uvas albariño en un 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades empleadas todas ellas producidas en la subzona Ribeira do Ulla.

Rías Baixas: elaborado a partir de las variedades blancas reconocidas, producidas en cualquiera de las subzonas pertenecientes a la D.O., al menos con un 70% de uvas de las variedades preferentes.

Rías Baixas barrica: procedente de los vinos definidos anteriormente que, en su proceso de elaboración, permanece en envases de madera de roble durante un período mínimo de tres meses.

Rías Baixas (tinto): elaborado a partir de las variedades tintas reconocidas, producidas en cualquiera de las subzonas pertenecientes a la D.O. y en las proporciones que se considere idóneas.

TIERRA DE LEÓN

La zona de producción se encuentra ubicada al sur de la provincia de León, integrando parte de la provincia de Valladolid y limitando con las provincias de Zamora y Palencia. La superficie de la zona de producción asciende hasta los 3.317 km2.

Aunque el influjo del Atlántico y del Norte debería suavizar sus temperaturas y hacer abundantes las precipitaciones la elevada altitud de la meseta donde se encuentra y el borde del relieve montañoso de la cordillera cantábrica, modifican las características climáticas, dando lugar a una fuerte continentalidad.

Con respecto al suelo, en general, la DO Tierra de León dispone de suelos aptos para el cultivo del viñedo ya que están todos situados bajo los 900 m. de altitud, asentados sobre terrazas aluviales.

Tanto los pardos sobre depósitos pedregosos, como los calizos sobre materiales blandos, poseen características que hacen que se les pueda considerar cómo los más adecuados para el cultivo de viñedo de calidad, y prueba de ello, es que las grandes denominaciones de origen de Castilla y León

La Prieto Picudo Es la variedad tinta por excelencia que representa a esta zona vitivinícola, ocupa el 69% de la superficie de viñedo que se cultiva en la mención. Es una variedad tinta, de racimo pequeño y compacto, resistente a la sequía, de fertilidad medía – alta.

Albarin es una variedad autóctona blanca que representa el 3% de la superficie cultivada de viñedo. Los racimos son pequeños, y la uva prieta y bien concentrada con una gran expresión aromática.

A parte de estas dos se admiten tintas como Mencía, Tempranillo y Garnacha tinta. En blancas está admitida la verdejo, Palomino, Malvasia y Godello.

VALTIENDAS

Denominación de Origen Protegida Vino de calidad de Valtiendas esta situada en la provincia de Segovia, siendo la única D.O. de esta provincia, en el Norte a 70 de kilómetros de Segovia, se encuentra un pequeño municipio que da el nombre a la D.O.P.Vino de calidad de Valtiendas, que fue fundada en el año 2004.

Esta D.O.P. la forman Viticultores de la zona y 6 bodegas, que fueron fundadas en 1994, y cuenta con más de 800 hectáreas de viñedos.

La calidad de los vinos de Valtiendas está garantizada por su consejo regulador, que es el encargado de realizar los controles correspondientes y revisar la entrada única de uvas pertenecientes a los municipios adheridos a la D.O.P.

Las temperaturas suelen ser medias tirando a bajas, con muchos contrastes de temperatura entre el día y la noche, favoreciendo esto un factor que en el momento de maduración de la uva, crea una piel dura y fuerte, aportando mucho color, casta y estructura a los vinos. El valle del Duratón marca temperaturas en invierno con mínimas que pueden alcanzar los -15ºC y los veranos con temperaturas que llegan en ocasiones a los 35ºC.

Al encontrarse en una altitud entre los 750-900 metros, hacen que la maduración sea lenta y la producción por hectárea bajo y que dan una estructura compleja y que dan unos matices únicos a estos vinos.

Los suelos son suelos de terrenos con abundante cascajos y cantos rodados, que le aportan al viñedo un sistema de drenaje perfecto y que evita la evaporación del agua en momentos de calor extremo por su gran contenido en arcilla en las capas inferiores, reteniendo más aún la humedad.

Las extensiones de viñedos en la D.O.P.Vinos de calidad de Valtiendas están obligadas a tener una densidad y rendimiento por cepas mínima de 2.000 cepas por hectárea y 4.000 como máximo.

VARIEDADES DE UVAS EN LA D.O.P.V.C. VALTIENDAS.

Por lo que respecta a las variedades de uvas autorizadas son las siguientes:

  • Variedades de uva blanca: Albillo, siendo de momento la única utilizada para elaborar vinosde la O.P.Vino de calidad de Valtiendas.
  • Variedades de uvas Tintas: Tempranillo, Syrah., Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot. Syrah.

VINOS DE LA TIERRA DE CASTILLA

De norte a sur, y de este a oeste, Castilla-La Mancha es la gran región vitivinícola, por excelencia. Algunas de sus regiones han sido llamadas “la bodega de Europa”, y la calidad de sus vinos es de reconocimiento universal, tanto para sus vinos elaborados con uvas de variedad autóctona, como con foráneas, que se han aclimatado de forma excepcional.

Castilla-La Mancha cuenta con cinco provincias en cada una de las cuales, con diferentes climas y orografías, crecen las diferentes variedades de uva. Profundamente arraigado en la vida de sus habitantes, las zonas vinícolas han desarrollado una cultura del vino que se puede conocer en cada una de sus bodegas, y en las localidades en que se ubican. La amplia modernización adaptada desde el último tercio del siglo XX ha generado más de seiscientas marcas comercializadas bajo la D.O. Tierra de Castilla, con unas cualidades excepcionales en cada una de sus variantes.

El carácter de los vinos de Jumilla, lo que los diferencia de los productos de otras regiones, está determinado por lo que se conoce como “terruño“, esa mágica combinación de variedad de uva, composición del suelo, orientación y podado de las cepas, y la climatología.

El clima de la región es de tipo continental influenciado por la cercanía del mediterráneo al este, y de la meseta de La Mancha por el oeste. Es un clima soleado y árido, con unas 3.000 horas de sol al año, y de escasas lluvias, unos 300 litros por metro cuadrado anuales, siendo el régimen de estas lluvias muy irregular, siendo en ocasiones torrenciales. La temperatura media anual es de 16º, con inviernos fríos que alcanzan temperaturas bajo cero y veranos calurosos donde se superan los 40º. El periodo de heladas tiene lugar normalmente entre los meses de noviembre y marzo.Ribera Baja.

La denominación de origen Jumilla está situada en el Sureste de España, abarca una amplia comarca en el norte de la región de Murcia y parte sureste de la provincia de Albacete. Es una región agreste, donde las viñas se extienden en una altiplanicie rodeada de montañas.

Los suelos de la denominación son pardos, pardo calizos y calizos, en general poseen una gran capacidad hídrica y mediana permeabilidad, lo que permite subsistir a las viñas en condiciones de sequía prolongada, aprovechando bien el agua disponible. Son suelos pobres en materia orgánica, su estructura no permite la propagación de la filoxera, son de pH alto y baja salinidad, poseen una textura franca y franco-arenosa que les confiere una buena aireación. El viñedo se sitúa sobre una altitud entre 400 y 800 metros.

Hablar de la Denominación de Origen Jumilla, es hablar de la variedad “Monastrell”, siendo ésta la variedad de uva que mejor se ha adaptado a lo largo de los tiempos a las condiciones climáticas y de suelo de esta denominación y que imprime el carácter a sus vinos; esta variedad representa más del 80 % de los viñedos de la denominación.

La variedad monastrell, es una cepa de origen español, se encuentra extendida por todo el litoral mediterráneo, siendo en España la tercera variedad más plantada.

La cepa de monastrell, es de porte erguido, con sarmientos gruesos y cortos poco ramificados, su hoja posee un limbo de forma pentagonal, con tres lóbulos marcados. Sus racimos son pequeños o medianos y bastante compactos, con bayas esféricas y de tamaño mediano, de coloración azul-negro, de piel gruesa rica en antocianos; su pulpa es carnosa y blanda con poca cantidad de taninos.

Es una variedad de gran rusticidad y elevada resistencia a la sequía, necesita buena insolación. Posee una sensibilidad media-alta frente a mildiu y oidio, es muy resistente a la excoriosis, podredumbre gris y polilla, presentando alta resistencia a la filoxera.

TINTOS

Cencibel, Garnacha Tintorera, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Petit Verdot.

 BLANCOS

 Airén, Albillo Real, Chardonnay, Gewürztraminer, Macabeo o Viura, Malvar, Malvasía Aromática, Marisancho o Pardillo, Merseguera, Moscatel de grano menudo, Moscatel de Alejandría, Parellada, Pedro Ximénez, Riesling, Sauvignon blanc, Torrontés, Verdejo, Verdoncho y Viognier

Cerrar menú